05/09/2019

Más sobre el bulo de los ataques de los buitres

Ampliamos la Información con aspectos más técnicos sobre el bulo de los ataques de los buitres al ganado

A raíz de la publicación del FAPAS HOY del pasado día 20 de Agosto sobre los ataques de los buitres al ganado, hemos recibido varios correos con comentarios afirmativos sobre la veracidad de los ataques, contrastados visual y gráficamente.

El común denominador de estas comunicaciones que agradecemos, tienen como referencia el supuesto ataque de buitres a ovejas que están pariendo.

Tratamos de aclarar como respuesta a quienes nos escribieron y a quienes estén interesados, la opinión de FAPAS sobre esta cuestión

Lo que nos describen en sus correos sobre ganado ovino que está pariendo y resulta muerto por buitres, afirmativamente cierto. Pero técnicamente y desde un punto de vista de ecología aplicada al comportamiento de fauna salvaje, no se contempla como un ataque, en el sentido estricto de ataque, tal como hace un depredador. En el caso de estas observaciones que nos describen, como en otros muchos que conocemos, la muerte del ganado está asociado a la impaciencia por hacerse con el resto del parto, la placenta, un residuo orgánico que los buitres llevan miles de años aprovechando y llevado a cabo sin que este hecho diera lugar, como sucede ahora, a la muerte de los animales que están pariendo. Si fuera así, haría miles de años que el ganado salvaje se habría extinguido y el doméstico no existiría.

Este fenómeno, es como bien nos explican, un hecho relacionado con la falta de alimento y el agobio alimenticio que están pasando especies como los buitres. Ante la expectativa de un alimento como es la placenta que queda abandonada después de un parto, los buitres entran en una fase de excitación por hacerse con ella en competición entre sí. Es lo que termina conociéndose como tumulto de necesidad trófica. Es decir, el primero que llega come, el último ni lo ve.

Es en ese tumulto por hacerse con la placenta lo que en muchas ocasiones se impide la finalización normal del parto y por tanto, una pelea de picotazos, aletazos, saltos y la total algarabía entre todos los buitres presentes, que excitados y ciegos de hambre, terminan comiendo la placenta, el cordero y a la madre también.

Pero ese comportamiento, técnicamente y desde un punto de vista biológico no es un ataque, aunque a ojos de un espectador pudiera parecerlo. Es simplemente hambre.

La consideración de ataque en un depredador, cosa que no es el buitre, está vinculada a la captura de forma traumática. Por ejemplo, un águila real que captura con sus garras un cordero que camina por el campo con su madre. Si un buitre hiciera eso mismo, entonces sí diríamos que hay modificación de comportamiento de la especie y el buitre habría efectuado un ataque. Pero no lo hay, no tienen esa capacidad de captura, en función de sus patas con dedos incapaces de ser prensátiles como los de un ave de presa.

Lo que FAPAS defiende, como otras muchas organizaciones, es que se está acusando al buitre de tener un comportamiento depredador como si fuera un águila, y eso no es cierto.

Es una cuestión técnica y de semántica a la vez. En estos casos diríamos que los buitres no atacan, pero hacen daños. Desde un punto de vista técnico y para justificar la necesidad de cobrar la indemnización una persona afectada por un caso de estos, debe de reclamarlo como "un daño de buitre".

Y desde un punto de vista de gestión y conservación de la naturaleza, ese daño está causado como consecuencia del hambre que padecen los buitres al aplicar el Reglamento de Encefalopatías que condiciona retirar los cadáveres del ganado muerto de la naturaleza.

Fuente de información FAPAS Fondo para la protección de los animales salvajes

Más sobre el bulo de los ataques de los buitres

Más sobre el bulo de los ataques de los buitres

El bulo de los ataques de los buitres al ganado

El bulo de los ataques de los buitres al ganado

La caza es incompatible con la biodiversidad

La caza es incompatible con la biodiversidad

El último refugio del lobo ibérico

El último refugio del lobo ibérico

Tras cuatro años de trabajo ve la luz una profunda reforma de la Ley de  Caza de Castilla la Mancha

Tras cuatro años de trabajo ve la luz una profunda reforma de la Ley de Caza de Castilla la Mancha

Las secuelas de la caza

Las secuelas de la caza

7 Verdades:  Sobre el impacto de la caza en España

7 Verdades: Sobre el impacto de la caza en España

El Impacto de la caza en España

El Impacto de la caza en España

Un 83 % de mamíferos tropicales y un 58 % de aves, víctimas de la caza

Un 83 % de mamíferos tropicales y un 58 % de aves, víctimas de la caza

Vida en el "punto de mira"

Vida en el "punto de mira"

Informe: La sobrepoblación del jabalí

Informe: La sobrepoblación del jabalí